Aislamiento térmico interior : Cómo aislar una pared del calor o del frío

Los materiales aislantes son materiales utilizados en la construcción y pueden resistir el paso del calor o el frío. Según su naturaleza, algunos neutralizan en mayor medida esta transferencia de calor, mientras que otros la neutralizan en menor medida. En definitiva, se encargan de evitar el traspaso de temperaturas del exterior al interior del hogar, mejorando así la eficiencia energética. Si quieres saber cómo aislar una pared del calor o del frío, en Reformas Moratalaz te mostramos las diferentes formas de aislamiento térmico interior existentes.

A la hora de elegir materiales aislantes para proteger tu casa de las fluctuaciones de temperatura, encontrarás una gran variedad de materiales (sintéticos, naturales, minerales …) y en diferentes formatos (láminas, bobinas, partículas …). Es importante conocer sus características y luego elegir las características que brinden el mejor desempeño energético.

En otras palabras, reducirás los costes de calefacción y aire acondicionado, obteniendo más confort y comodidad dentro del hogar. Además, aumentarás la eficiencia energética de tu vivienda, ahorrando importantes cantidades de dinero en tus facturas energéticas.

Beneficios de realizar un aislamiento térmico interior

Lo primero que se nos viene a la cabeza a la hora de plantearnos un aislamiento térmico interior de nuestra casa es la de evitar que las temperaturas exteriores tengan influencia en el interior de las habitaciones. Lo que queremos, es que por mucho frío o calor que haga fuera, el interior de nuestra casa tenga una temperatura confortable.

Conoce los beneficios del aislamiento térmico interior

Y el primer beneficio de todo esto es la reducción de las facturas de energía que pagamos en nuestro hogar para tenerlo perfectamente climatizado. Pero, saber cómo aislar una pared del calor y del frío, contempla otra serie de ventajas que no son nada desdeñabes. Fíjate cuáles son:

  • Mejoraremos el aislamiento acústico de nuestra vivienda.
  • Reforzaremos la envolvente térmica de nuestra casa, evitando que puedan aparecer condensaciones, humedades y hongos en el interior.
  • Contribuiremos a la sostenibilidad del medio ambiente, debido a una menor utilización de energía para alimentar nuestros aparatos de climatización.
  • Eligiendo un buen material de aislamiento térmico interior, podemos contribuir a la seguridad de nuestra casa al protegerlo contra el fuego.

Todas estas son buenas razones para hacer un buen aislamiento térmico interior, y por ello, muchos usuarios lo realizan a la hora de reformar su vivienda. Pero además, dado el especial interés por parte de las Administraciones Públicas en buscar una eficiencia energética, hay numerosas ayudas para reforma de viviendas disponibles a la hora de realizar obras de aislamientos térmicos en las viviendas.

En qué debes fijarte a la hora de elegir el aislamiento térmico interior

Los dos aspectos más importantes a considerar, a la hora de hacer un aislamiento térmico interior, son los materiales y los formatos que tienen.

El material es fundamental porque determinará el nivel de aislamiento y dónde colocarlo o no; más adelante te contamos las características más utilizadas. También debes verificar qué significa su etiqueta.

El formato o presentación determinará realmente cómo aislar una pared del calor o del frío, es decir, como lo aplicarás. No todos los formatos son adecuados para rehabilitaciones ni para obras nuevas.

Materiales que producen un aislamiento térmico interior eficaz

Todos los aislantes térmicos son buenos aislantes, pero sus características especiales hacen que cada aislante sea más adecuado en unas situaciones que en otras. Te explicaremos cuáles son sus propiedades y cómo aislar una pared del calor y del frío con ellos.

Estos son los materiales más eficaces para realizar un aislamiento térmico interior:

Aislantes térmico sintéticos

Están compuestos por materiales sintéticos y polímeros de petróleo. Su gran ventaja es que son aislantes muy efectivos con muy bajo costo. Combinados con otros materiales, también tienen aislamiento acústico. Para saber cómo aislar una pared del calor o del frío, estos son los más utilizados:

  • Poliestireno expandido (EPS): Es un material muy denso con baja conductividad térmica y no requiere demasiado espesor para proporcionar una buena resistencia al calor. Ésta es una de las razones por las que se utiliza con mayor frecuencia para el aislamiento de viviendas: tiene una alta capacidad de aislamiento y usa menos materiales. Utiliza paneles (tableros) de diferentes espesores y partículas para rellenar los huecos. Si es impermeable, es más adecuado para tabiques y techos interiores (techos planos e inclinados). Se coloca cerca del tabique, entre las lamas o en el hueco entre dos tabiques. No apto para suelo.
  • Poliestireno extruido (XPS): Tiene propiedades similares al poliestireno expandido. La diferencia es que tiene poca absorción, por lo que se puede humedecer sin problemas. Esta capacidad para resistir la humedad, el hecho de que soporta el peso sin deformarse y su baja conductividad térmica, lo convierten en un material aislante doméstico. El XPS tiene una alta densidad, lo que hace que la placa sea más delgada y ocupe poco espacio. Puedes comprarlo en forma de panel con bordes lisos, en forma de lengüeta o ranurados para una fácil colocación. Se puede utilizar en paredes exteriores, interiores, bajo yeso; cubiertas sobre losas y cubiertas verdes (planas (transitables o no) e inclinadas); y paredes subterráneas en sótanos. Su colocación es similar al EPS.
  • Poliuretano (PUR): Este material tiene mejores propiedades térmicas que los materiales anteriores, aunque también se encuentra en forma de panel. Su uso como espuma en spray es más extenso. Puede utilizarse espuma de poliuretano expandido (que se puede utilizar como relleno y mejorar el aislamiento) o en forma de placas rígidas o semirrígidas. Es adecuado para aislar falsos techos y revestimientos de paredes interiores en forma de placas. Como espuma expansiva, en cámaras de aire y en grietas, cercos o juntas que se necesite rellenar.
  • Rollos reflexivos: Son rollos formados por una o más burbujas de polietileno de espesor variable entre varias placas delgadas de aluminio. Su capacidad de aislamiento térmico depende de las cámaras de aire provistas, por lo que son ideales para regiones climáticas con temperaturas más uniformes sin inviernos duros ni veranos calurosos. Lo ideal, es colocarlos sobre listones de madera en tabiques, techos inclinados, falsos techos o tarimas flotantes, y atarlos con una grapadora. Sobre esta capa se puede colocar otro listón, como por ejemplo, un panel de fibra de yeso para fijarlo. Por tanto, se creará una doble cámara de aire para aumentar su capacidad de aislamiento.

Lanas minerales

Tienen buenas propiedades de aislamiento térmico y acústico, por lo que son muy versátiles cuando se desea mejorar el aislamiento térmico interior general de tu casa sin realizar un trabajo específico. Son muy fáciles de administrar, fáciles de instalar y moderadamente costosos.

Los puedes encontrar por un lado, cubiertos con diferentes materiales, como papel kraft, etc., para mejorar su resistencia a la humedad, o aquellos que tienen una resistencia superior, como el aluminio, malla o tablero de fibra de vidrio. También hay paneles que tienen en una de sus caras un laminado de yeso, que facilita enormemente el trabajo a la hora de construir la capa de aislamiento final.

Cómo aislar una pared del calor con lanas minerales

Estas son las lanas minerales más comunes utilizadas como aislamiento térmico interior:

  • Lana de roca (SW): Suele presentarse en forma de manta, placa no rígida o rollo compuesto por fibras de roca volcánica, que se puede obtener calentando la roca a una temperatura muy alta y mezclándola con un ligante. También se aplica en forma de fibras a granel, mezcladas con mortero y cemento blanco. Dónde utilizarlo: en cubiertas, suelos, paredes exteriores, suelos, falsos techos, lucernarios o tabiques interiores.
  • Lana de vidrio (GW): Este material tiene una forma similar a la lana de roca, derivada de la fusión de arena (sílice, carbonato cálcico, magnesio). Como el anterior, tiene retardo de llama, pero es mejor material de aislamiento acústico que la lana de roca y tiene mejor resistencia a la humedad. Si no sabe cómo distinguir estos dos productos, la lana de vidrio suele ser de color amarillo claro, mientras que la lana de roca es gris. Se instala en techos, buhardillas, suelos, paredes exteriores, falsos techos, tabiques interiores y generalmente en lugares que no son húmedos.
  • Paneles sandwich: Además de los que se muestran arriba, también puede utilizarse otras opciones de material aislante, como los paneles sándwich, que pueden permitirle reducir el trabajo de reparación porque pueden proporcionar aislamiento y acabado al mismo tiempo. Pueden instalarse por dentro y por fuera, ya sea en la pared interior o exterior en muros y fachadas o en cubiertas y techos.

Cómo aislar una pared del calor o del frío en función del formato del aislante

El formato o presentación determinará cómo aislar una pared del calor. No todos los formatos son adecuados para todos los trabajos de reforma o instalaciones en edificios nuevos. Los aislantes pueden presentarse de la siguiente forma:

  • Placas o paneles: Pueden ser rígidos o semirígidos. En cualquier caso, es necesario utilizar adhesivos (que pueden ir desde cemento cola hasta adhesivos de montaje) para fijarlos al soporte. También, se pueden apretar con tornillos especiales. A las placas hay que añadirlas un mortero, mediante una malla de refuerzo y, posteriormente, un revoco de acabado.
  • Rollos, paneles no rígidos y mantas: Los aislantes ecológicos y aislantes minerales suelen colocarse en perfiles interiores entre la pared y la placa de yeso. También entre las lamas del suelo de madera o en el falso techo. En posición vertical, se colocan con tacos y tornillos especiales, y las cabezas redondas pueden fijar superficies más grandes sin aplastar las fibras.
  • Espuma: Se debe utilizar una máquina especial para insuflar la espuma expandida en la cámaras de aire. Esta inyección de relleno se puede realizar desde el exterior o desde el interior. En un formato más pequeño, así es como funciona el acolchado de espuma que se usa para colocar marcos de puertas y ventanas o rellenar grietas.
  • Partículas, fibras, bolitas: Estas pantallas a granel o en diferentes cantidades de contenedores se utilizan normalmente para insuflarlas en el interior de la cámaras de aire, donde es difícil utilizar otros formatos. Es conveniente tener precaución de utilizar mascarillas con cuidado al manipularlas, para evitar inhalar el polvo que producen.

Otros aspectos a tener en cuenta para saber cómo aislar una pared del calor o del frío y elegir el aislante térmico interior correcto

Por último, a la hora de elegir el aislante témico interior, hay que fijarse en sus caraterísticas y en la etiqueta donde los fabricantes exponen todo tipo de información útil.

La etiqueta del aislante indica los datos técnicos del producto y es muy útil a la hora de elegir el aislamiento térmico interior

En cuanto a las características, para saber cómo aislar una pared del calor o frío, hay que fijarse en los siguientes datos del producto:

  • Conductividad térmica: Es la capacidad del material para transferir calor, representada por el símbolo λ, seguido de un valor menor a 0.060. Este factor siempre debe incluirse en la etiqueta. La conductividad térmica no tiene nada que ver con el grosor del material.
  • Resistencia al paso del vapor del agua: Esto es particularmente importante, porque si el material aislante hace que la humedad del aire entre en contacto con su superficie fría, se formará agua condensada, lo que puede causar problemas de moho o «desgarro» en el material aislante.
  • Resistencia térmica: Es la capacidad de un material para evitar que el calor lo atraviese. En materiales de construcción encontrarás esta resistencia representada por R y el símbolo «mayor que» (>) seguido de un número entre 0,25 y 5, aunque no todos los fabricantes lo incluyen. Contrariamente a la conductividad, la resistencia térmica depende del grosor del material.
  • Reacción frente al fuego: En todos los materiales de construcción, es un valor que tiene que venir como obligatorio.

Ranking de los materiales para saber cómo aislar una pared del calor o frío

Si aún no te has decidido sobre cuál es el mejor material de aislamiento térmico interior para tu casa, echa un vistazo al siguiente ranking donde expresa de mayor a menor las capacidades aislantes de los diferentes materiales:

cómo aislar una pared del calor: Ranking de aislamiento de los materiales

Qué aislamiento térmico interior se utiliza en paredes y techos

Por los tipos característicos que definen muros y tabiques, lo mejor es utilizar materiales de aislamiento térmico interior de lana mineral, roca o fibra de vidrio, y materiales de aislamiento térmico interior ecológicos como corcho o geotextil.

Por otro lado, si se necesita aislar un techo, es porque la pérdida de energía en esta zona se concentra en el techo (buhardilla), ya que el techo está conectado directamente al exterior. Es una de las zonas de la casa por donde más puede escapar el calor o el aire frío. Por lo que lo mejor es utilizar materiales ligeros que ocupen un espacio reducido, como lana mineral, geotextiles o aislantes reflexivos.

Las formas utilizadas como materiales aislantes en falsos techos son rollos, mantas y paneles no rígidos. En términos de materiales, las láminas de poliuretano se utilizan ampliamente, y también, se utilizan ampliamente la lana de roca y la lana de vidrio. Los paneles sándwich son otra opción porque pueden proporcionar aislamiento y tratamiento de superficie al mismo tiempo. Se instalan en el interior para cubrir el techo de la habitación realizándolos directamente sobre las vigas de la cubierta.

El aislamiento térmico interior en techos puede realizarse de las siguientes formas:

  • Mediante insuflado: Consiste en inyectar aislante a granel. Muy utilizado debido a las pocas obas necesarias.
  • Techo invertido: Consiste en colocar un tablero especial de poliestireno expandido sobre la membrana impermeable, insertando una manta geotextil sobre un tablero plano existente. Al colocar materiales aislantes en la superficie exterior del techo, se puede lograr una protección adicional, extendiendo así la vida útil del techo. Para evitar que la tabla sea arrastrada por el viento y que esté protegida de los efectos de los rayos ultravioleta, es necesario tratar los bordes redondeados con granulometría uniforme como tratamiento superficial.
  • Pintura cerámica: La pintura de alto rendimiento aplicada directamente al techo, puede reducir considerablemente su temperatura.

A la hora de aplicar los diferentes métodos, hay que tener en cuenta la climatología de la zona, el tipo de vivienda y la conveniencia de realizar obras o no.

Ahora que ya sabes en profundidad cómo aislar una pared del calor y del frío, puedes elegir la mejor forma para proteger a tu hogar de las inclemencias atmosféricas. En realidad, puedes hacerlo tú mismo. Pero, si lo prefieres, puedes pedirnos un presupuesto sin compromiso para valorar bien las obras de aislamiento térmico interior de tu casa.