Qué es la aluminosis. Cómo saber si tu casa tiene cemento aluminoso

La aluminosis o enfermedad del hormigón es un término que probablemente lo hayas oído nombrar infinidad de veces. Pero… ¿Por qué es importante saber qué es la aluminosis y en qué influye que mi casa tenga cemento aluminoso? Esta patología es especialmente grave en el hormigón y afecta seriamente a la estructura de un edificio hasta tal punto que puede colapsarla y hacer que se venga a bajo.

Una de las obras de reformas en Moratalaz que más se llevan a cabo hoy en día es el refuerzo de viviendas que han sido diagnosticadas con aluminosis. Si tu casa fue construida antes de los años 80, presta atención, porque es muy posible que tenga aluminosis.

¿Qué es la aluminosis?

La aluminosis o fiebre del hormigón es una patología mediante la cual el hormigón pierde algunas de sus propiedades, haciéndose menos resistente y más poroso. Entender qué es la aluminosis es saber que la variación de sus propiedades hace que se pueda poner en peligro la estabilidad estructural de una construcción, por lo que habrá que tratarla para evitar que pueda venirse abajo.

Conoce qué es la aluminosis, qué es el cemento aluminoso y como tratar esta enfermedad del hormigón

La aluminosis puede producirse en las construcciones donde para la elaboración del hormigón, se han usado cementos aluminosos y además, han sido necesarias ciertas condiciones climatológicas.

El uso de un cemento aluminoso no implica necesariamente la aparición de aluminosis. Pero, sí que es necesario la comprobación cada cierto tiempo de que sus propiedades no han disminuido.

En las construcciones anteriores a los años 80, era muy frecuente la elaboración de prefabricados de hormigón con cemento aluminoso, sobre todo en la elaboración de forjados. De ahí la importancia que tiene la comprobación de estas edificaciones para ver si tienen esta patología.

¿Qué es el cemento aluminoso?

El cemento aluminoso se fabrica a partir de una mezcla de bauxita y caliza, a diferencia del Portland que se realiza a través de caliza y arcilla. Fue descubierto en el año 1908 y los primeros prefabricados que se realizaron en construcción se hacían a base de él, gracias a las propiedades particulares que tiene.

Usos del cemento aluminoso

El cemento aluminoso destaca por su rápida resistencia y un excelente comportamiento ante los ácidos y a los ambientes agresivos como los marinos y los sulfatados. Tienen un gran comportamiento ante las temperaturas extremas, por ello son muy utilizados en alcantarillados, depuradoras, terrenos sulfatados, zonas de vertidos industriales, carreteras y ambientes marinos.

Hoy en día está prohibido su uso en estructuras, pero lamentablemente, hasta que se supo qué es la aluminosis, se empleaba en construcción de edificios y viviendas. Por ello es muy importante, que en todas esas construcciones pueda determinarse si tienen cemento aluminoso en su estructura.

¿Por qué se produce la aluminosis?

La aluminosis se produce cuando hay una reacción entre el CO2 del aire con el cemento, concretamente con su parte alcalina. Este efecto origina un efecto denominado carbonatación o disminución en su pH.

En condiciones continuas de temperaturas elevadas y humedad, produce una corrosión en las armaduras del hormigón armado. Químicamente, puede explicarse como la conversión de aluminatos hexagonales en cúbicos originando una pérdida de resistencia y un aumento de porosidad.

Cómo detectar esta enfermedad del hormigón

Una vez que sabemos qué es la aluminosis y la importancia que tiene su detección, vamos a ver cómo podemos realizarlo. Para ello, lo primero que hay que hacer es comprobar si tiene cemento aluminoso en su estructura. A partir de ahí, hay varias cosas que se pueden hacer para saber si hay aluminosis o enfermedad del hormigón en una construcción:

  • Identificar visualmente el cemento: La aluminosis presenta tonalidades que van desde el verde hasta el marrón oscuro.
  • Una fácil disgregación: Mediante un simple raspado de una estructura, puede verse el riesgo de aluminosis si el material se disgrega fácilmente.
  • Realizando catas y determinando la resistencia del material.
  • Usar el método de la fenolftaleína, que determina el grado de carbonatación del hormigón.
  • Medir el grado de adherencia entre el acero y el hormigón.
  • DRX o difracción por rayos X.
  • Realizar una Microscopía Electrónica de Barrido.
  • Identificar sus sulfatos a través del Método de Cloruro de Bario.
  • Determinar la cantidad de óxido de aluminio de una muestra.

Qué pasa si un piso o una casa tiene aluminosis

En estos casos, hay que proceder a establecer un tratamiento que repare los daños ocasionados y mitigue la enfermedad del hormigón. Normalmente, se suelen reforzar las estructuras, realizar un saneamiento de las armaduras y una reparación de las grietas o fisuras existentes.

Ahora que ya sabes qué es la aluminosis, y las consecuencias fatales que pueden derivarse de tener cemento aluminoso en tu casa, entenderás la importancia de esta patología y la necesidad urgente de identificarla para ponerle la solución más rápida posible, corrigiendo la enfermedad del hormigón en su estructura.